EDUCAR PARA CUIDAR LA VIDA

"Educar para cuidar la vida"© es un taller diseñado específicamente para fortalecer los vínculos familiares, mientras abrimos nuestra sensibilidad y nuestras emociones al mundo natural. Es la ocasión de experimentar y transmitir una relación positiva de cuidado y amor hacia todas las formas de vida en nuestro maravilloso planeta.

Generalmente, aprendemos a relacionarnos con nuestros hijos e hijas en espacios que les están vetados. Y, llegado el momento, aplicar la teoría a situaciones reales puede resultar complicado.
Es cierto que, en ocasiones, los adultos necesitamos apartarnos para reflexionar y apoyarnos mutuamente en la crianza y la educación. Pero, en el mundo hiper-activo que vivimos, disfrutar de momentos privilegiados de encuentro y juego, con los niños y niñas, es esencial para estrechar nuestros lazos y crecer juntos.

La naturaleza nos ofrece un entorno único donde pequeños y grandes podemos convivir de forma más relajada, sin las presiones de la vida diaria ni la necesidad asumir un rol determinado.


Estas son las impresiones de algunos participantes:
 - "Ha sido una experiencia increíble. Mi sensibilidad se fue abriendo poco a poco, totalmente consciente de lo que estaba sucediendo y, al mismo tiempo, sorprendida y curiosa. Creo que nunca he estado más cerca de percibir el mundo como mi pequeño Alvaro. Gracias por darnos esta oportunidad". Marta.

 -  "Esta mañana a Iria no le apetecía levantarse. Dijo que ya lo hacía todos los días para ir al cole. Le pedí una oportunidad. Pasamos una jornada estupenda y poco antes de terminar me preguntó cuándo volvíamos". Montse, madre.


 - "En este día y medio he conseguido conectar mejor conmigo misma y mis auténticas necesidades, parar un poco el frenesí cotidiano y relacionarme de una forma más lúdica y armónica con mi hijo". Antonia, madre de Carlos.

 - "Al final de la jornada Lorena estaba agotada, se tumbó plácidamente sobre mí y fue como un maravilloso regalo porque es una niña muy movida. Me sentí feliz, la felicidad compartida." Pablo 

 - "En mí ha quedado una huella de todas las emociones que compartimos. Me dí cuenta que muchas veces consumo la naturaleza como si fuera un objeto material más. Veo el paisaje como quien ve una fotografía, de manera plana y rápida. Sin dejarme impregnar por él. Sin formar parte de él. Sin involucrarme. A veces lo más importante no es lo que se cuenta sino el modo en que se transmite. Y Heike supo transmitir cosas que yo ya sabía pero que allí, por fin, sentí su significado. Nos hizo disfrutar de sus ideas pero también de su forma de ver la vida, de su energía, y facilitó junto al grupo y al entorno que se crease un clima relajado, íntimo, abierto, de confianza, donde la esencia de cada niños/a y adultos/a hizo de estas jornadas algo diferente, único… un encuentro y reencuentro con la Naturaleza pero también con las personas y con nosotros/as mismos/as". Silvas y Fentos




-"El taller me ha permitido vivir esa experiencia de conexión con mis hijos, con mis amigos y todas las personas que estuvimos allí. Fue una experiencia que nos llevó a la serenidad, a estrechar vínculos auténticos entre todos, con los niños, con la naturaleza, a la consciencia que lo más maravilloso de la vida está en la sencillez, en lo liviano, en la falta de expectativas, en vivir el momento. A sentir plenitud, presencia, y por qué no, poder. Ese poder que cada uno de nosotros tenemos, porque somos creadores. Un poder que no domina, ni explota, sino que empodera, responsabiliza, pone en acción, crea". Julia de Miguel

    


 ---> Contacta para solicitar un taller

0 comentarios:

Publicar un comentario